miércoles, enero 03, 2007

¿Leer un audiolibro?

La hora anterior he estado escuchando una discusión interesante en Radio 1 (de Radio Nacional de España). Lo que se discutía era por qué p.e. en el Reino Unido y los EE.UU. existe una enorme variedad en audiolibros (libros -novelas o lo que sea- grabados en un compact disc), mientras que en España apenas si existen.

La respuesta más simple parece ser que el público español todavía no está preparado a estos audiolibros. Al igual que la Coca Cola, el MacDonald y muchas otras cosas, también este aspecto de la anglosajonificación (en muchos casos un sinónimo de 'perezosificación') llegará a España.

El atraso con el que en España se aceptan estas 'renovaciones' es precisamente una de las atracciones de nuestro país.

Un interesante ejemplo de este atraso es lo que en el 1970 me dijo una amiga de Barcelona cuando me visitó en Holanda y en los supermercados se sorprendió de la enorme variedad de sopas de sobre. Estaba convencida de que estos nunca llegarían a ser populares en España, porque "¿Qué cuesta hacer una sopa? Y además una sopa casera sabe mucho mejor que una de sobre". No hace falta que os describa la situación actual en España ¿verdad?

Personalmente me parece un desastre un libro leído por otra persona. Quizás sea menos obvio que en el caso de una película basada en una novela, pero también al leer en voz alta se hace una propia interpretación. A mí me es imprescindible leer un libro con mis propios ojos (y si hiciera falta con mi propia voz), con mi propia entonación y émfasis. También quiero tener la posibilidad de volver uno o varios párrafos atrás sin tener que buscar el fragmento por el compact entero).

Tengo un compañero que 'lee' estos audiolibros (novelas) durante sus muchos viajes en coche. O bien estas audionovelas no cautivan tanto como las auténticas novelas en papel, o bien está arriesgando mucho la seguridad del tráfico.

Otra opción moderna para leer libros consiste en los libros electrónicos ('e-books') que se pueden descargar por Internet. Aunque siga prefiriendo libros en papel (la verdad es que no me parece muy aconsejable que me lleve un libro electrónico al baño - y eso que cada noche antes de acostarme paso al menos una hora remojándome con un libro), por lo menos los libros electrónicos los leo yo mismo, aunque sea desde la pantalla de mi ordenador.

2 comentarios:

carmen dijo...

Hola

Solo puedo estar de acuerdo a medias ya que, como tu, no tengo ningún problema ni de visión, ni de movilidad, ni tengo que estar en cama por enfermedad ... y también prefiero el papel.

Sin embargo, no dejo de ver la oportunidad que los andiolibros suponen para personas con este tipo de dificultades.

Y eso, por no hablar de los estudiantes de idiomas.

En definitiva, un nuevo formato, una nueva manera de tener acceso a las historias estupendas que los libros cuentan. La posibilidad de llevarse un libro en el mp3 mientras se pasea o se va al gimnasio.

Vaya, no solamente, como parece que insinúas, la solución para vagos, sino una alternativa más.

un saludo.
Carmen

Anónimo dijo...

EStoy de acuerdo contigo Carmen, es una alternativa muy atractiva para persona con esas caracteristicas, beneficiaria sobre todo a muchos ancianos. Por otra parte, seria interesante tambien considerar que dicho producto no se consuma en España por el desconocimiento de su existencia.

Saludos.....
Carlos