jueves, enero 03, 2008

¿Cinismo o mera estúpidez?

¿Se trata en la publicidad que encontré hoy en varias estaciones del ferrocarril y en paradas del metro de cinismo o meramente de un caso de miras estrechas? El texto arriba pone "Nunca ha sido tan fácil comer menos en el año nuevo".

Teniendo en cuenta la enseñanza neerlandesa que estimula llevar los ojos vendados, aparte de formar a maniáticos profesionales, pienso que se trata de lo último. Sin embargo la publicidad me recordó una noticia que la semana pasada se publicó en varios diarios (véase p.e. el
Nederlands Dagblad del 27 de diciembre de 2007), el él que se nos informa que los productos agrícolas en el curso del 2007 han conocido un aumento de precio de un pormedio del 40%.

La FAO (la Organización para la Alimentación y la Agricultura de las Naciones Unidos) sonó la alarma al respecto. En siete países (entre los que figuran Marruecos, México y Senegal) ya ha habido fuertes protestas por el problema, mientras que en 37 países (entre los cuales en Europa Moldavia) ya hace falta ayuda internacional para que puedan alimentar su población. Aparte de esto los gobiernos de 22 países (entre los cuales en Europa Croacia y Bosnia) han tomado medidas para que su población pueda comprar sus alimentos.

Los aumentos de los precios sin duda alguna son la consecuencia de la globalización, que se ve reforzado por el hype del biocombustible, para la cual grandes superficies de tierras de cultivo, de bosques y selvas son sustraídas de su uso original. Leed sobre este tema los varios artículos (en inglés y castellano) en la web de La soja mata / Soy Kills.

1 comentario:

estornino dijo...

Tenemos que pensar, que, la situación de (cinismo económico) se aprovecha de la otra (estupidez del consumidor), entendiendo ésta última, en su acepción de: "cómo la torpeza por entender las cosas". El amplio refranero popular- para aquellos que no son proclives en desconfianzas -puso en práctica aquel dicho de: "nadie da duros a cuatro pesetas" y es que...así como, no podemos pretender comprar en ciertos establecimientos que utilizan la estrategía de ahorro de gasto: Día, carrefour, Lidl...etc. para vendernos a mitad de precio determinados productos (léase por ejemplo: hortofrutícolas), sin pensar, que nos están vendiendo productos transgénicos. Lo mismo sucede con los grandes poderes económicos que se instalan ya no solo en paises del tercer mundo ofreciendo las ayudas alimentarias a través de "caramelos de plantación" (anti-plagas, rápida propagación, tamaños uniformes de frutos etc.etc.) en los que inicialmente ofrecen al agricultor perspectivas económicas muy sugerentes, hasta incluso en ocasiones garantizando la adquisición total de la producción ...pero no son más que estrategias de implantación, para crear monocultivos y conseguir el endeudamiento y empobrecimiento posterior. Es decir,: “Pan para hoy y hambre para mañana”

Los que tenemos la desgracia de conocer de cerca la instalación de papeleras, sabemos bién por donde va el tema.
De esta forma, comienzan en regiones pobres o empobrecidas por la emigración a ofrecer el monocultivo (Por eje.de Eucaliptos(llámese soja o cualquier otra invento...) que tienen un crecimiento rápido, fácil cultivo y más fácil aún, en un principio venta y conversión en dinero. Poco a poco, entre vecinos, ven que el “listo”de los eucaliptos de al lado, restauró su casa, compró un coche y hasta puede comprar la finca colindante. Se convierte entonces en aliado monocultivador y sirve de ejemplo a sus vecinos, que poco a poco abandonan sus tierras para plantar únicamente Eucalipto. Consigue que, cada vez sean más, los monocultivadores y el precio empieza a bajar,..... Cuando el agricultor se da cuenta que no le compensa plantar y quiere retornar a la intercalación de cultivos que sabiamente sus antepasados hacían, para hidratar sus tierras,, se da cuenta que: . La tierra que antes era productiva y fértil, ahora no vale ya para nada, entonces se convierte en un pobre nuevamente, y partir de aquí, ésas empresas, no sólo, crearon pobreza sino que, ésa pobreza creada, la van a utilizar como mano de obra barata en otras empresas auxiliares, que, conseguirán bajo el temor de la ausencia de empleo, crear una política de sumisión, no sólo a ésos ciudadanos sino a los propios gobiernos que los eligen….. y así obtener prebendas de todo tipo. ( también políticas).

Con todo esto, deberíamos EXIGIR a las autoridades, claridad en la identificación de los productos transgénicos, y no servir de engaño a estos manipuladores de consumo, negándonos a su consumo.