domingo, diciembre 23, 2007

Espíritus malignos

Para decir la verdad nunca he podido comprender porque mucha gente (al menos en los Países Bajos) en el mismo momento que a todos les desean un próspero año nuevo, crean una situación que se parece a una guerra. Los estallidos de los fuegos artificiales continúan sin interrupción, los petardos vuelan por todas partes y nos asfixia el humo de la pólvora.

Hoy un amigo me explicó que los fuegos artificiales y los petardos sirven para ahuyentar a los espíritus malignos. Me extrañaría que eso sea más que meramente una superstición, pero como hasta ahora nunca me he fijado en el efecto de esta costumbre quiero que quedemos en una cosa: una vez más quemamos fuegos artificiales y si después los espíritus malignos del mundo (los George Bush, los Tony Blair, los Berlusconi y los Sarkozy, las bandas de Balkenende, todas las monarquías y todos los herederos de los fascistas -como José María Aznar- y todos con ideas fascistas o fascistoides -como el ministro del interior alemán Wolfgang Schäuble-) no han desaparecido de la faz de la tierra, o al menos han perdido su poder, esta ha sido la última vez que se queman fuegos artificiales. ¿De acuerdo?

2 comentarios:

Juan García dijo...

¡Iluso...!

Anónimo dijo...

Yo también me apunto a esperar, aunque tendré que hacerlo esperando a fin de año, a ver si el milagro,-aunque no crea- tal vez? ésos espíritus puedan asumir el encargo......sería? un universo nuevo
y podríamos entonces desearnos verdaderamente UN INAGOTABLE 2008 Y SIGUIENTES MUY FELIZ!!!
Hasta entonces, nos desearemos ¡mucha suerte! falta nos hará......