domingo, diciembre 09, 2007

Los gobiernos son los verdaderos terroristas

En el marco de mi anchura de banda, puesta a disposición de terceros, sigue una contribución de Freeman, publicada esta madrugada en el blog Schall und Rauch:

Al contemplar la historia, se ve que no hay ninguna estructura más peligrosa para la seguridad de la humanidad que un gobierno. Los gobiernos han asesinado, torturado y encarcelado a más personas que cualquier otra organización.

Es precisamente por ello que en las constituciones siempre se define a la población como la entidad más importante, de modo que el gobierno ha de rendir cuentas a la población, mientras que no debe haber un poder central, puesto que este poder ha de ser dividido en tres poderes: los poderes ejecutivo, legislative y judicial (la trías política), que se han de controlar entre sí.

Recordando los genocidios de los últimos cien años, siempre salta a la vista el mismo detalle, y es que todos han sido impuestos a su propia población por los gobiernos. Y esos crímenes siempre se cometían cuando el poder estaba demasiado concentrado y cuando la gente habían dejado de tener derechos, vida privada y libertades.

La supresión de los derechos y libertades, siempre ha sido - de un punto de visto histórico - el precursor de un genocidio. La concentración de poderes en básicamente peligrosa y un aviso de una dictadura que se está aproximando.

Sólo con poderes divididos se puede garantizar una sociedad libre.

Los actuales gobiernos en los países de occidente hace mucho ya echaron por la borda la idea de la trias política. Con la "guerra contra el terror", inventada por ellos, ahora pisotean los derechos de los ciudadanos. Han venido introduciendo cada vez más leyes, gracias a las cuales pueden espiar, escuchar ocultamente, recoger datos y analizar. Quieren coleccionar información sobre todos y controlarlo todo, para que luego puedan decidir quién es un criminal y quién no. Pueden, sin que se haya cometido un crimen, detener y encarcelar a cualquier persona preventivamente. Pueden etiquetar a cualquiera como terrorista, poniendo lo fuera de la ley, quitándole sus derechos, para que puedan hacer con esta persona lo que se les antoje.

Muchos no quieren creerlo al verse ante estos hechos del control total y el riesgo de un estado policial. Piensan que sus gobiernos no violarían sus derechos, ya que el gobierno ha de vigilar por los derechos de la población.

Esta creencia es completamente ingenua.

Forma parte del carácter de los gobiernos utilizar argumentos infundados para aumentar sus poderes cada vez más y para limitar paso a paso los derechos de los ciudadanos. Al fin y al cabo así les resulta más fácil gobernar y se puede imponer lo que quieren.

Y ¿dónde está la resistencia?

Ya no existe una verdadera resistancia contra esta furtiva introducción de un estado policial, y por consiguiente una dictadura. ¿Dónde están los diputados en los parlamentos, los que deberían de representar los derechos del pueblo? ¿Cómo es que aprueban con una inclinación de la cabeza las leyes del gobierno, mientras que estas limitan nuestros derechos cada vez más? ¿Cómo es que se dejan tomar desprevenidos por un peligro exterior completamente inventado y porqué se dejan llevar apáticos? ¿Cómo es que no cumplen con su deber constitucional de controlar los gobiernos y porqué no dicen: NO, no queremos eso, y si continuáis así, os vamos a destituir?

Los diputados son los culpables de hecho en este proceso, porque no tienen agallas, porque se han dejado intimidar o han sido corrumpidos por sus propios intereses, sus ansias de poder o por dinero, y porque sólo hacen negocios con sus propios bolsillos. El pueblo no les interesa por nada.


Los gobiernos ¿están dispuestos a reprimir el pueblo? La respuesta a esta pregunta es un SÍ sin reservas. Y no sólo son gobiernos cualesquiera de una república bananera o en una región lejana. No, son nuestros propios gobiernos; sí, incluso es el gobierno que se hace pasar por el abanderado de la libertad, es el gobierno estadounidense el peor de todos.

El gobierno de EE.UU admite abiertamente ser partidario de secuestros y torturas de ciudadanos, aunque no se les acuse de ningún crimen ni les considere como prisioneros de guerra, lo que les podría baja la protección de las convenciones de Ginebra.

Hoy en día hay presos en la Bahía de Guantánamo, que allí ya llevan SEIS AÑOS y que todavía no han sido acusados de nada. Esto es un crimen obvio que viola las leyes estadounidenses e internacionales. Por eso ahora Bush les secuestra para transportarles a otro sitio, para que no tenga que preocuparse por las leyes cuando les quita sus derechos, de modo que no se puedan dejar representar jurídicamente y ni siquiera se puedan defender. Y eso, mientras que todas las personas tenemos nuestros derechos fundamentales, SÍ, TAMBIÉN LOS PRESUNTOS CRIMINALES.

Incuestionablemente el comportamiento del gobierno de EE.UU. es illegal y no constituye nada menos que un crimen de guerra. Y si Bush ahora se lo hace a los "terroristas", entonces ¡mañana te lo hara a ti!

Y nuestros gobiernos, ¿qué hacen? ¿Protestan? ¿Advierten a Bush de que ha de respetar los derechos humanos? ¿Se revisan las relaciones con EE.UU. y revocan a los embajadores? ¿Consideran un boicot contra el país o acusan a EE.UU. antes las Naciones Unidas, así como siempre lo hacen ellos mismos con mucho aparato con respecto a otro país, a un país tercermundista?

NO!

Estos cobardes los engatusan, ignoran las violaciones de los derechos humanos, e incluso participan, ayudan a los criminales de Washington en los secuestros, haciéndose así también culpables como sus cómplices. Nuestros gobiernos son los hipócritas completas y son absolutamente inverosímiles.

Como se puede ver en el contador a la izquierda
[en el blog Schall und Rauch - Entrelector], en el curso de los últimos cuatro años ya han sido matados más de 1,2 millones de iraquíes por los estadounidenses, los británicos, los australianos, los japoneses y los demás que participan.

ESO ES UNA MASACRE.

Y Alemania es igual de culpable, porque el país pone a disposición la base de las fuerzas aéreas de Ramstein y ayuda en secreto, pues sin esa base los EE.UU. no serían capaces de llevar a cabo una guerra.

Nuestros gobiernos son los únicos que verdaderamente utilizan armas de destrucción masiva, y no los terroristas.

El gobierno de EE.UU. fué el primero y el único en la historia del mundo que utilizó armas nucleares y que como un relámpago asesinó a centenares de miles de ciudadanos japoneses desprevenidos.

Disparó con municiones con uranio empobrecido en Bosnia, Irak y Arganistán, deteriora todos estos países con radioactividad, causando así enfermedades genéticas, cánceres y abortos en centenares de miles de personas y eso durante miles de años.

Esto es un genocidio de la peor clase y nuestros gobiernos, los parlamentarios y los medios de comunicación lo saben, lo aceptan y se callan.

Y ahora nuestros gobiernos están amenazando el Irán con armas atómicas, aunque el mismo servicio secreto de EE.UU. confirma ¡que el Irán no constituye ningún peligro!

Las armas de destrucción masiva, buscadas desde hace mucho tiempo, por fin han sido encontradas. ¡Nuestros gobiernos los tienen y los utilizan nuestros militares!

¿Qué podemos hacer contra esto nosotros?

No nos queda mucho tiempo para cambiar esta situación. Hemos de abrir nuestras bocas, hemos de protestar y no aceptarlo todo sin hacer nada. Hemos de soportar los pocos políticos que están de nuestro lado, que de verdad nos representan. El golpe decisivo se dará en Estados Unidos en las elecciones del nuevo presidente. Los electores tienen allí la posibilidad de corregir la dirección de la política, eligiendo el hombre bueno (¡y no aquella mujer!)

Pero también nosotros, aquí en Europa, hemos de contribuir lo nuestro. Los deshacedores de la democracia como Sarkozi, Brown y Merkel [y Balkenende - Entrelector] y sus partidos han de expulsados en las siguientes elecciones.

Podemos procurar un mejor futuro para nosotros y para nuestros hijos, pero no mientras sigamos eligiendo a tiranos y sus títeres y aceptemos la marcha hacia la dictadura sin resistirnos.

Hé aquí la prueba de lo que digo:

El ministro alemán de asuntos interiores, Wolfgang Schäuble (CDU [partido cristócrata conservador - Entrelector]), declaró lo siguiente en una conferencia de los seis ministros de asuntos exteriores de la UE con el ministro de seguridad nacional de EE.UU. (la Gestapo de EE.UU.) sobre el tema 'Lucha contra el Terror', el día 1 de este mes:

Los que dicen que Guantánamo no ofrece la solución apropiada, también han de estar dispuestos a pensar sobre una solución mejor, porque con sólo criticar no se resuelven los problemas.

Este es el vídeo:
video

¡Este tío y sus colegas no son todos sino fascistas como aparecen en los libros!


¡Nuestros gobiernos son los verdaderos terroristas!



Traducido (por Entrelector) y publicado aquí con permiso del autor.

No hay comentarios: